domingo, 15 de abril de 2018

Vestida

            

Blusa azul marino estampada con florecitas blancas, manga larga, cuello militar. Pantalones negros, mocasines negros. Pelo tres cuartos recién  cepillado. En un almacén encuentra un vibrador. El vendedor se sonroja porque es una niña la que compra. A su lado un hombre, que parece magma espesa venida del centro de la tierra. No se preocupe, queda todo entre nosotros, aclara la magma. El vendedor no mira a nadie.


jueves, 29 de marzo de 2018


de nada sirven las lágrimas 

de nada sirven los lamentos

de nada sirven los rosarios

plegarias

promesas o quebrantos

de nada sirven los ojos

la boca o la mirada

martes, 13 de marzo de 2018

Nocturno


A nuestra hermana se le arrastran los días. Ella dice que vive en la nubes, allí no se oye la voz de los emisarios o el sudor del Gran Líder 

miércoles, 7 de marzo de 2018

Gomaespuma

Dejó su rostro tras la ventana, era más cómodo así. No tenía que andar aguantando al zaguán petulante e incapaz, que solo tenía ojos para sus nalgas jóvenes. En ese sentido se comportaba igual que las calles del barrio. Había oído rumores acerca de que en otros barrios la situación era aún peor. El zaguán había sido construido por el tío Anselmo cuando él volvió de Buenos Aires. Trajo consigo sus tubos de oxígeno y no podía dar dos pasos sin inhalar. El traqueteo de los tubos acompañó su infancia: a su cargo estuvo el alimentarlo y hacer sus mandados.

Poco después de terminar la construcción del zaguán las mujeres decidieron vadear el arroyo antes que atravesarlo. No le quisieron explicar ni a ella, por ser menor, ni al tío, por ser el constructor. Sólo dijeron que así nomás , no importa luego. Le advirtieron a su madre. Pero ella no creía en las malas lenguas del vecindario, y además era la obra de su hermano adorado.

La primera vez pensó que había soñado despierta. Una mano suave, una tos reseca, y el aire que se iba de sus pulmones. 

La encontró el tío. Cuando le contó lo que pasó, ligó un sopapo por mentirosa. Tampoco tuvo suerte con su mamá: delirios de chiquilina sin vergüenza, quién sabe qué lo que andás haciendo por ahí. Un mes no salió de casa de castigo. Ni los pedidos de clemencia de Doña Rosita, la maestra del pueblo la libraron de la larga penitencia.

Se resignó a su suerte, y con la ayuda de la costurera de la esquina se hizo una cola falsa rellena con gomaespuma a prueba de zaguán.


martes, 13 de febrero de 2018

Ejercicios de sobrevivencia


La mentira de la mañana no tiene el mismo tono que la de la tarde. De hecho la mentira de la mañana se viste usualmente de blanco. Hija de los quebrantos nocturnos, prefiere confundirse en un acto de pureza. En cambio, la mentira de la tarde se asoma tornasolada, recuerda al mar y sus vestigios. Algunos comentan que su tono cambia de acuerdo al recipiente, que solo la cualidad de tornasol se mantiene. Durante la fracción de segundos que media entre la emisión de la mentira vespertina y al ser recibida como verdad aún no refutada relampaguea y cobra la textura obscura del abismo.

jueves, 25 de enero de 2018

Moto

                             
Inhalar Exhalar
Inhalar Exhalar
Inhalar Exhalar
Inhalar Exhalar
              Inhalar Exhalar
                     Inhalar Exhalar
El placer de la respiración profunda
Al alcance de la mano, dondequiera
Que una va
Sin pausa
 Sin testigos
En cualquier parte
 A cualquier hora
Compartir si se desea
Decir adiós
El mundo no importa
  ¿Qué más se puede pedir
A un cenicero montado
        En el manubrio de tu moto?

viernes, 8 de diciembre de 2017

Quizás, quizás, quizás

                                              

Mi papá me coge
Mi hermano me manosea
Mi primo me lame
El vecino me toca

Y así pasan los días y yo desesperando

Estas perdiendo el tiempo
Pensando, pensando
Por lo que mas tu quieras
Hasta cuándo, hasta cuándo