lunes, 31 de octubre de 2011

Un



Soy amiga de las arañas. Mama me manda limpiar el techo y todos los rincones oscuros. Dice que asi se evita la mala suerte. A la noche las poras merodean bajo la Santa Rita. Les escucho cantar y hablar de la Guerra. 





Cada amanecer grito su nombre ,mientras los vecinos suspiran tras las cortinas.
Algunos hasta oran por mi alma, otros quieren mandarme a Buenos Aires.
Otros aires, dicen, otros olvidos.
Olvido. Perdon. Reparacion.
La conoci el 25 de febrero de 19… Era de siesta , caminaba bajo el sol ensordecedor.
Estabas sentada en la muralla de su casa, mirando las nubes, y me dijiste que nunca dormias la siesta. Te veia los domingos
Exploramos la ciudad a espera del yacy Yatere. Solo los carritos de helados nos acompañaban
En la plaza un beso casi suspiro
Nombramos al mundo, refugiados en el parque cada tarde a leer vidas ejemplares. Huimos de las tias, imaginamos las vidas.
Conoci el hueco de tu espalda, y morí en el adios.

Un dia de agosto aparecieron los Emisarios. Nuestro Gran Lider había posado su Mirada. El auto negro te sigue, ya no hay mas siestas ni nubes. Dijiste que no sabias nada. Dijiste que tu familia te necesitaba. Dijiste que la Virgen te protejeria siempre. Dijste, dijiste.
Olvido. Reparacion. No entiendo, no puedo. Solo grito y me desespero. Los emisarios te llevan, corro y corro, grito y grito.

Olvido. Odio. Muchacha de mierda, me has abandonado. El Gran Lider: que te ahogues bajo su peso. Perra. No mereces nada.

Olvido. Odio.Odio.Odio. Merodeo la ciudad: del Puerto a la Recoleta, de la Recoleta a la Calle Ultima. Los barrios se corren tras de si. Los perros ladran a la luna.

En nuestra plaza busco la consolacion del placer brusco . Ella es una sombra que remanga su falda. Sus ojos fijos en los insectos nocturnos. Pienso en vos y los Emisarios. Ella se me resbala. En silencio me retiro. Un hilo rojo se sumerge en la tierra mojada de lluvia.
Los emisarios se han hecho cargo .

Todo florece, pienso en vos y el sol en alto

domingo, 23 de octubre de 2011





Todo lo contamos y nada se nos extravia. Cada grano, cada baldosa, cada esquina, cada paso. Los corredores son angostos y uno tiene que ser cuidadoso. En la cocina el carbon enrojece el aire. Ella sostiene el brazo de la nena sobre la hornalla. Queremos saber quien ha roto el florero de cristal destinado a adornar la tumba del abuelo. Vea Ud, nosotros no apreciamos el despilfarro y la falta de atencion a lo que uno hace. Esperamos


Silencio y el pensar acerca del olor de la carne quemandose.




lunes, 17 de octubre de 2011

lunes, 10 de octubre de 2011

lunes, 3 de octubre de 2011


De vez en cuando nomas vendiamos, pero yo siempre tenia que estar sentada frente a la ventana viendo pasar los camiones, carretas y autos. Mi primer dibujo que me acuerdo fue un retrato de la ventana y la silla donde me sentaba.