lunes, 16 de enero de 2012

b




Amanece. El arroyo rodeado de bambues nos tienta: la luz reverbera feliz, la brisa aquieta los pasos. Nos sumergemos en sus aguas. Todo se olvida y por un breve instante  somos sus hijos. El calor se retira, nosotros vivimos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario