lunes, 2 de enero de 2012

chura mondongo librillo



 Mama decide que nos gusta y que no nos gusta. Nuestra hermana se enfrenta al guiso y lo hace curubica. Nadie puede dejar la mesa hasta que todo se coma. Mientras nosotros luchamos, Mama lee el diario.  Asi aprendemos a contar y medir el tiempo. Afuera nos espera el arbol de mango,  el nispero, la santa rosa y el almacen de la esquina donde la dueña nos regala caramelos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario