lunes, 30 de enero de 2012

O

Han querido borrar nuestros rastros, han abierto caminos, demolido casas, montado contubernios, erigido monumentos, hecho tabla rasa. El olvido impera tenaz. Nuestras sombras se acurrucan en las esquinas, nuestros susurros impresionan el amanecer.  Estamos, como siempre a la pezca de una mirada curiosa, de un oido fino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario