lunes, 25 de junio de 2012

Espera






Los emisarios han salido de ronda. Visitan nuestra escuela, y ahí  brillante delicada se reclina nuestra hermana. Transparente, cruza el camino y los emisarios la rodean, se escabulle la siguen acorralada se refugia en un árbol de mango.



Pide a los dioses una pausa una esperanza un instante. Los cielos se enjutan lagrimas sudores lluvia los grillos las ranas los perros las cigarras el mercado. Papa esta al pie del arbol suplica, cuando al fin nuestra hermana desciende, la arrastra de los pelos, malagradecida, paranada, llena de ínfulas como tu madre, aquí se hace lo que mando yo, 









Los emisarios aguardan pacientes en el coche. Nuestra hermana camina cabeza alta mirada en el horizonte. Una vez mas nos deja.






Tres días después la encontramos en nuestro patio. Hoy, nuestra hermana no habla. Los dioses contemplan indiferentes, nuestra hermana entierra sus juguetes, la merienda nos espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario