lunes, 9 de julio de 2012

a la risa dije: enloqueces, al placer: de que sirves?





Se alucina parajes. Las urracas sobrevuelan la campiña. El coro de ranas sumerge la tarde. Se camina al estero, han encontrado las ropas. Se ora por la lluvia. La estatua de la Virgen pasa de mano en mano. Las velas irradian somnolientas, oramos. Se limpian las ropas y se las ofrece al altar. Se prepara la comida, aroma sutil de infancia y mar.

El estero llama-evoca estira seduce promete pasado presente y futuro. Se titubea, se pincha, se sustitute. Observa. El estero llama.

Se ruega no mandar flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario