lunes, 20 de agosto de 2012

Hora












La siesta, hora sagrada de la abuela, se interrumpe mediante pasos atropellados de nietos hartos de silencio. La radio del abuelo esparcida en el suelo. La corte es solemne, el dia es azul. Abajo los calzones, llega la fiesta del revenque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario