lunes, 8 de octubre de 2012

Roba























Es que no me entendes, no ves que tengo,que salir de aquí...
Así se quejaba nuestra hermana frente al espejo, 
nosotros la mirábamos y no sabíamos que decirle, 
jugábamos con nuestros juguetes, corríamos por el patio y le remedábamos a la muchacha. 
Nuestra hermana nos contemplaba y se sentaba frente al piano a llorar, 
a veces se escondía en el ropero, otras salía a caminar a la siesta. 
Mama nos advertía que no había que salir al  mediodía, que se robaban a los niños. 
Nuestra hermana se reía nomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario