lunes, 29 de octubre de 2012

Yerba

 








La sequía duró veinte años. La gente, al principio, creyó que era pasajero nomas. Pasó el tiempo, y la desesperación y el hambre cundió por la campaña. Se huyo a las ciudades, a los paises vecinos. La frontera se cerro, las ciudades erigieron muros gigantescos, nunca supimos cuantos murieron de hambre y cuantos masacrados en las fronteras.



Nosotros viviamos a la orilla del gran río, rodeados de los últimos montes que quedaban antes de que la lluvia desapareciera del país. Vimos morir a los montes, muñones retorcidos de un verde ayer era todo lo que sobrevivio.


La primera lluvia nos asusto, tanto no la esperabamos. Llovio diez dias y ceso tan abrupta como comenzo. Recogimos las aguas en todas las palanganas, latas, vasos y platos que aun teniamos.

Durante el primer año llovia diez dias y paraba otro tanto. El monte volvio, pero no era el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario