lunes, 22 de abril de 2013

Amanece


Amanece. Nos sentamos en las sillas de lona, terere a mano. Un tatu señorita se pasea por el corredor, desaparece en un santiamén cuando tratamos de atraparlo.
Mediodía. Nos sentamos a comer puchero, de color gris. Solo las naranjas nos consuelan.
Atardecer. Espantamos los mosquitos, preparamos la sala. Nuestra hermana está por recibir visita. Nuestro Gran Lider quiere festejar con ella su triunfo último.

Noche. Llevamos a nuestra hermana en brazos, la depositamos en su cama. Una hora después nos despierta sudando, dice que las poras le persiguen de vuelta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario