miércoles, 22 de mayo de 2013

quiero



Quiero vivir en una casa sin ventanas, declaro nuestra hermana una tarde de abril. Llovía a cantaros. Raudales furiosos corrían por las calles. El jardín lucia esplendoroso. Nosotros, sentados en el sofá, escuchábamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario