jueves, 10 de abril de 2014

Nuestro abuelo


Nuestro abuelo se sienta a ver pasar al vecindario todos los dias de diez a doce. Terere en mano dilucida el parentesco del universo y sus alrededores, apunta los recorridos de de las mariposas, ruega por el fin del verano, es decir el fin del mundo.
A veces le visitan los recuerdos, cuerpo a tierra, las dagas se cruzan, los cuerpos caen, huye. Dice que este es un país de cobardes, no importa en cuantas guerras nos hayamos metido,

No hay comentarios:

Publicar un comentario