domingo, 21 de septiembre de 2014

Vive

Vive en una habitacion de cuatro ventanas y dos puertas. Del lado izquierdo vegetacion impenetrable a sus ojos, del otro el ramo floreciente del naranjo plantado por el abuelo.

Alli pasa las horas entre encuentro y encuentro. Su cama frente al armario, cada mañana un enema. Dice que asi se le van los recuerdos. Olvidar es su meta. Que nada quede, musita, que no haya rastros, que no queden ni las sombras.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario