domingo, 3 de mayo de 2015

Q


Abuela juega a la quiniela todos los sábados. Anota sus sueños en la libreta del almacén para consultar en el libro que los descifra e asigna el numero correspondiente. Su fe es inquebrantable: cuarenta años de jugar a la espera siempre del golpe de suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario