miércoles, 3 de junio de 2015

La


La mano se retuerce a compás de espasmos como rictus de un cielo ajeno que amenaza con abatir las pocas palabras ancladas en su interior manteniendo a raya el espanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario