lunes, 3 de agosto de 2015

Vecinos

 

Se sienta en la vereda a ver pasar gente y disfrutar de la leve brisa. Ruega que la lluvia se presente cuanto antes, la ropa pegada al cuerpo, sabor a sal en la piel. El cielo promete pero no cumple.

Los vecinos apenas la saludan, solo la vendedora de mazamorra le demuestra gentileza. Pronto llegará el soldadito con el avío semanal, cortesía del Gran Líder. Ya se ocupará de los vecinos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario