lunes, 30 de noviembre de 2015

De día

 

Siempre imaginó que algún fulano vendría a tocar la puerta, abriría, le ensartaría un sopapo, daría la media vuelta y adiós. No fue así, no es así: nadie llama, nadie se ocupa de su espera. Carece de importancia.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario