martes, 8 de agosto de 2017

A las



Diez de la noche. Nadie en las calles, nuestra hermana abre el portón  en un santiamén, papá no se da cuenta. Cuando descubre le manda llamar a mama y nosotros a nuestro cuarto.
Los rumores de la noche azotan nuestros sueños. A nuestra hermana la trae el comisario, amigo de papa, envuelta en sabanas y barro. Papá le escupe en la cara.
El amanecer nunca llega

No hay comentarios:

Publicar un comentario